NO al financiamiento ilegal de partidos

Por Carla, por nosotras

Publicado: 2015-06-09


La evidencia muestra que su asesino fue una persona cercana a ella, con quien mantuvo algún tipo de relación afectiva y que, por lo tanto, no temía encontrarse con él. En otras palabras, un hombre en el que Carla confiaba fue el agresor que la llevó a ser una cifra más de la vergonzosa estadística de feminicidios que existe en el Perú.

Paradójicamente, el trato que se le ha dado al caso de Carla Gutiérrez por parte de la prensa y los actores del Estado que investigan el delito expresa uno de los problemas que han llevado a nuestro país a ocupar el lamentable segundo lugar con más feminicidios en América Latina.

La presentación mediática se ha centrado en los motivos aparentes del asesinato, rebuscando en la vida privada de la joven, en la forma supuesta o real en la que ella vivía su juventud y su comportamiento sexual y afectivo.

Se reproduce así el círculo irresponsable y cómplice en donde las mujeres y nuestros comportamientos se pretenden justificación velada de maltratos, violaciones y hasta asesinatos.

¿Por qué hasta ahora conocemos más de la vida privada de Carla Gutierrez que la del hombre que la mató? ¿Por qué los móviles del asesinato están direccionados a mirar el comportamiento de Carla? ¿Por qué cuesta tanto decir que fue un feminicidio?

A Carla la mataron por ser mujer. Porque un hombre creyó que ella le pertenecía y podía decidir si vivía o moría.

A Carla la mató este sistema con su violencia agazapada, a veces, imperceptible contra nosotras. A Carla la mató ese Estado impávido que no ha podido combatir esta situación. La mataron también esos titulares mañaneros en los que ciertos comportamientos de las mujeres son la causa de “crímenes pasionales”.

Es urgente hablar más fuerte de lo que (nos) está pasando. Increparle al Estado y al gobierno que lo administra que se tomen medidas integrales y rotundas sobre la violencia de género que está matando a decenas de peruanas.

Hoy hay una vigilia en Plaza San Martín para gritar más fuerte lo que está pasando. Por Carla, por nosotras por el derecho a vivir y a que nadie se crea dueño de nuestras vidas, nos vemos a las 7 pm.


Escrito por

Lucía Alvites

Socióloga. Política.


Publicado en